Testimonios

Yvan Cournoyer

Leyenda del hockey profesional

Hace ocho años escuché hablar de la Fórmula Original de Genacol. En ese momento, era muy escéptico con respecto a la efectividad de los productos naturales. Sin embargo, cuando empecé a tomarlo, rápidamente sentí una diferencia. Tenía una lesión en la rodilla que requería cirugía, y pude continuar haciendo mis actividades sin demasiadas dificultades. Hace poco tiempo, finalmente me operé y debo decir que Genacol me permitió recuperarme de una manera muy satisfactoria. Los resultados que obtuve me convencieron de convertirme en portavoz de Genacol y ahora le hablo de ello al mayor número de gente posible. Siempre siento gran placer cuando la gente me agradece el gran consejo que le di de usar este producto. Mi esposa, que sufría de tendinitis en el brazo, ya no siente dolor. Realmente le recomiendo a todos los que sufren de artritis o de dolor articular que usen este magnífico producto canadiense. 

Linda Lang

Hamilton, ON

Me llamo Linda Lang. Tengo 61 años y he vivido con fibromialgia desde hace alrededor de 18. Las crisis de dolor a menudo me dejaban en la cama. Probé con varios medicamentos, incluyendo antidepresivos, sin encontrar alivio. A veces me ayudaba hacer ejercicio moderado, pero si había humedad, no me servía. He estado tomando 3 cápsulas de Genacol en la noche, y después de terminar la tercera botella, me di cuenta que no tenía las crisis de dolor de la fibromialgia desde que empecé a tomarlo. Escribo esto mientras comienzo a tomar mi cuarta botella, y seguiré tomando este producto fielmente.

Dean Anderson

Sault Ste Marie, ON

He estado tomando Genacol desde hace 2 meses y he visto desaparecer un problema que había tenido desde hace casi 30 años. Jugué al volleyball en la Universidad pero me tuve que retirar después de mi primera temporada por problemas en mis tobillos. Nunca tuve una lesión demasiado seria, pero desde cuarto grado de primaria he tenido problemas que me incapacitaban hasta tal punto que debía intentar pararme y caerme 2 ó 3 veces antes de poder llegar a la puerta como para poder afirmarme en ella. Siempre pensé que se debía únicamente al deporte de alto impacto que practicaba, pero desde que comencé a tomar Genacol he podido subir escaleras, estar de pie por largo rato y hacer sentadillas en el gimnasio sin efectos secundarios. Mi esposa y mi familia han notado una gran diferencia y esto me ha permitido participar en las «Nerf Wars» de mi hijo de las cuales generalmente me excluía. Genacol ha cambiado la calidad de mi vida al punto de que necesito escribirles y agradecerles por producirlo. Sinceramente.